miércoles, 8 de octubre de 2008

COMBATE AEREO EN PERU: JET vs OVNI

El 11 de abril de 1980, la mañana comenzó en forma sumamente agitada en la base militar de La Joya (Perú).

Según quedó registrado en la bitácora del día, alrededor de las 7:15 am el personal de la torre de control pudo observar un objeto extraño sobrevolando la base, que no era registrado por el radar.

Alertado el comandante se hizo presente en la torre y, usando sus prismáticos, alcanzó a ver una extraña nave metálica de forma esférica, que ahora se hallaba estática a unos metros del suelo, cercana al final de una de las pistas.

Eran tiempos de difícil "vecindad" entre los países de la región, de modo que el comandante interpretó el objeto como una posible nave espía y dio una orden tajante: debía despegar un interceptor y derribarlo de inmediato.


En consecuencia, se despachó un Sukhoi 22 a efectos de cumplir la misión. El piloto a cargo era el teniente Oscar Santamaría, quien tras despegar y ganar algo de altura se lanzó a atacar al intruso.

Permaneciendo inmóvil en el mismo sitio, se trataba de un blanco fácil, pero de todas formas el piloto quiso asegurar el cumplimiento de su misión: le disparó 64 ráfagas con sus cañones.

Para su sorpresa, el objeto no acusó recibo: intacto, indemne, se mantuvo en su sitio un momento más y luego comenzó a elevarse.


Para ese momento, eran cientos los observadores en tierra que no podían creer lo que sucedía (la dotación del día en la base era de unos 1.500 efectivos).

El objeto tomó altura con rapidez y el cazabombardero de Santamaría lo siguió. Viendo que el OVNI ganaba velocidad, el piloto conectó sus quemadores extras, gracias a los cuales el Sukhoi llegaba a los 1.600 kilómetros por hora.

Santamaría pugnaba por acercarse a fin de impactar el objeto con sus cañones. La alternativa de dispararle un misil al OVNI no parecía apropiada, ya que el objeto no era registrado por el radar y no se veían en él toberas que emitieran calor.

Al llegar a los 11.000 metros de altura, pareció que el piloto iba a lograr poner el dichoso OVNI a tiro, pero entonces sucedió lo inesperado: el objeto se detuvo instantáneamente, obligando al Sukhoi a seguir de largo.

Santamaría comprendió entonces que no estaba persiguiendo un objeto fabricado ni piloteado por el ser humano: ninguna nave terrestre puede detener de golpe semejante velocidad sin disminuirla previamente (y ningún ser humano soportaría las fuerzas G de tal maniobra sin despedazarse).

Pero las cavilaciones del piloto se tornaron en súbita preocupación: ahora el OVNI lo perseguía a él. Sin perder la calma, niveló un poco su avión y tuvo una vista privilegiada del aparato que se acercaba:



"Era un objeto con una cúpula pavonada, como un foco partido por la mitad, con una base ancha de metal que hacía que todo brille. Cuando me acerqué y lo vi completo, me di cuenta que no tenía toberas, alas, ventanas, antenas.....nada: era una superficie muy lisa por arriba y por abajo".

Para entonces, Santamaría tenía dos problemas. Por un lado, había llegado al techo operativo de su avión: unos 19.000 metros de altitud. Por otro, se estaba quedando sin combustible: para salir más rápido al combate, no había cargado del todo sus tanques.

Desistió de su misión y comenzó a perder altura, casi al mismo tiempo que el OVNI aceleraba a una velocidad fenomenal y se perdía en subida vertical.

Todo este drama épico había demandado unos pocos minutos, pero Santamaría no lo olvidó. Si bien recibió órdenes de no comentar con nadie el incidente (órdenes que alcanzaron a todo el personal de la base), con los años y al retirarse quiso saber más.

Tras muchas averiguaciones, se contactó con investigadores en USA, quienes para su sorpresa ya conocían el caso con lujo de detalles: por canales totalmente extraoficiales (y posiblemente ilegales) tenían en su poder las fotocopias de un informe de la CIA que analizaba el incidente.

Salvo el nombre del piloto (tachado con marcador en el original), todo estaba allí.

6 comentarios:

Mariolo dijo...

Yo me pregunto, ¿quién es más ignorante?, nosotros, ciudadanos comunes, o ellos, militares de todo el mundo?

¿Cuál, muchachos?, qué piensan uds puede pasar, hoy en día, si todos supiéramos la verdad, si los archivos tan secretos no fueran secretos?.

No digo antes, hace años, cuando la gente se asustaba mas facil
Pero HOY?, cuando la mayoria estamos casi convencidos de que hay algo más, que pensar que somos los únicos en el universo es muy egoísta, ¿hoy vale seguir ocultando?.

A la poca crdeibilidad que tienen los militares en el mundo, le agregan mas aún.
Quizás si liberaran toda esa info, seguro la gente les tomaría mas cariño, no se

pelado1961 dijo...

Mariolo:

Estoy preparando un post sobre un ejemplo del secreto militar y su posible "justificación" (para mí injustificada).

Un abrazo!!!!

francisca dijo...

Tipica reaccion humana:si no se lo que es estoy autorizado a destruirlo!
Pero que anormales!Te imaginas los dialogos de la tripulacion del ovni??
_tirale una banana!!!
_ma que banana!hay que darle con el rayo xxx al chambon!
_noo pobrecito!es apenas un humano!
lindisima anecdota pelao.mas alla si existe o no quien sabe que;siempre es ilustrativa la reaccion de nuestra especie.(mejor no entremos en detalles de nuestra especie con uniforme..jejeje!)
Besote!

Mary Lovecraft dijo...

Vaya, luego de leer la entrada y a la conclusión que llegué, no me queda nada más que añadir al comentario de Mariolo.
Bordó lo que yo pensé.

un besotote Pelaíto y a la espera de ese post!!! :))))

pelado1961 dijo...

Fran:

Creo que como especie somos un fracaso: reiteradamente nos hicimos pelota entre nosotros, casi logramos hacer pelota nuestro medio ambiente....y no soportamos nada "diferente" sin querer reventarlo.
(Los peores de la clase)

Besotes!!!!

Mary:
Yo concuerdo con Mariolo, aunque hay quienes quieren justificar el secreto.
Y ya sale hoy mismo el post!!!!

Besototes para tí!!!!

Monitor Manco dijo...

El 11 de abril de 1980, desde la cercana ciudad de Arequipa, desde la azotea de mi casa con unos binoculares, observé ese OVNI que realmente era esférico, brillante y parecía suspendido en el aire. A los días corría el rumor que desde la base de la Joya de Fuerza Aérea del Perú despegaron dos aviones sukhois para interceptarlo pero que no lograron alcanzarlo. Fue gran cantidad de gente que observó ese objeto durante horas. Después de muchos en el Discovery Channell se dio a conocer que los militares de USA reservadaente habían registrado detalladamente el enfrentamiento como el única caso en el que un avión caza haya abierto fuego directo en contra de OVNI. En aquel tiempo las relaciones del Perú con USA no eran las mejores, por lo que dicha información no se dio a conocer, siendo recientemente desclasificada. Parece que por tratarse de un avión peruano hay quienes pretenden minimizar e incluso negar este singular enfrentamiento. Para advertir la realidad de lo sucedido no se necesita ser UFOLOGO, místico o ser peruano. Este fue un hecho públicamente observado y objetivamente registrado por militares neutrales.