domingo, 1 de enero de 2012

LA RUEDA DEL DESTINO



La rueda del destino puede asumir cualquier forma, incluso la de una rueda de bicicleta. Por lo menos, eso es lo que le pasó a Monique Van der Vorst.

Nacida en 1984 en Holanda, su pasión fue el deporte desde niña. A sus trece años jugaba hockey sobre césped, con buen suceso pero sufriendo frecuentes lesiones en los tobillos. A fin de remediar la situación y evitar problemas futuros, la solución de los médicos fue encarar una cirugía.

Iba a ser fácil, iba a ser rápido, iba a ser un episodio rutinario. Pero el destino de Monique iba a comenzar a girar rudamente: la operación no salió bien, su pierna se hinchó en el post operatorio y la joven atleta vio como se ponía morada su extremidad y se llenaba de líquido cada día más.

El resultado fue una pierna inutilizada.

La rueda del destino siguió girando mal. A la pierna izquierda paralizada se sumó el mal funcionamiento de la rodilla derecha y la extensión de las lesiones hacia el tronco de la joven. Antes de darse cuenta, estaba en una silla de ruedas, a una edad donde las chicas piensan en chicos, amigas, deportes y bailes.



Para cualquiera de nosotros, el fin del mundo. Pero no para esta muchacha.
Decidió encauzar su dificultad en el deporte: comenzó a entrenar para correr en triciclos especiales, en competiciones paralímpicas.

Cosechó éxito tras éxito, gracias a una férrea disciplina deportiva y mental que se autoimpuso. En 2001 fue campeona europea. En 2002 fue campeona mundial. Repetiría estos galardones en 2003 y 2004 respectivamente.



En 2005 continuaron los triunfos, que incluyeron un nuevo récord mundial en maratones de su especialidad. En 2006 fue campeona mundial nuevamente. Y comenzó el año 2007 de una manera espectacular: ganó las maratones de Roma, Rosenau y Bonn, así como tres carreras en USA  y varias en su país de origen.

Para Monique, cada triunfo era un estímulo hacia su meta próxima: los Juegos Paralímpicos de Pekín de 2008. Y todo hacía pensar que obtendría lo que se proponía: una descollante actuación en ese evento.

Pero la rueda del destino giró bruscamente otra vez: entrenando en Tampa (Florida, USA), un coche la atropelló y sufrió lesiones en la columna vertebral.
Si aplicamos la lógica, deberíamos suponer que esta deportista dio por finalizada su carrera en ese instante. Pero acá no interviene la lógica, sino el esfuerzo, el temple y la fortaleza de espíritu.

La joven holandesa cumplió a rajatabla con el tratamiento que los médicos ordenaron, pero además continuó entrenando. Cuatro meses después, se presentó en Pekín para competir, aún usando el collarín que los especialistas consideraron imprescindible. Y volvió a su casa con dos medallas de plata.



No crean que la historia de Monique se cierra allí, porque la rueda de su destino habría de dar otro giro brusco más. Con consecuencias aún más extrañas que las vistas hasta ese momento.

En el año 2010 se encontraba entrenando en Mallorca, ya pensando en los Juegos de Londres, cuando volvió a ser víctima de un accidente: su triciclo fue embestido por una bicicleta y la atleta paralímpica sufrió lesiones nuevamente.

Pero esta vez, el paso del tiempo le trajo algo realmente inesperado. Tras meses y meses de recuperación en el hospital, un día sintió algo completamente imposible: espasmos y cosquilleos en sus piernas. Los médicos, anonadados, no tenían explicación alguna para ofrecerle.
Y lo que parecía inaudito, se confirmó: la rehabilitación hizo que Monique abandonara su silla de ruedas:



La foto anterior, tomada en el 2011, me parece una de las imágenes más gráficas y reconfortantes que he visto en mi vida. Por eso elegí este post para empezar el 2012.

Ya saben ustedes que este blog trata sobre eventos misteriosos. Creo que ya encierra bastante misterio el triunfo del espíritu humano sobre la adversidad, pero además, en este caso hay un misterio extra porque nadie pudo explicar en forma convincente y científica lo que pasó. Simplemente, sucedió.

¿Dios? ¿Azar? No importa. Dejemos esas discusiones para los filósofos y los teólogos, que tampoco van a llegar a conclusión alguna. Mientras tanto, es agradable saber que aún hay historias con final feliz.

14 comentarios:

Ernesto Moreno dijo...

Excelente forma de empezar el año!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Saludos Pelado.

Rosa dijo...

Que bonita historia, despues de tanto sufrimiento, esfuerzo, seguramente lágrimas y desesperación, el premio final no puede ser más reconfortante.
No sé que pudo ser lo que sucedió en el cuerpo de Monique pero bién se pudiese decir en este caso que fué un milagro.
Hay cosas para las que no existen las explicaciones.
Besitos.

Mariolo dijo...

¿Milagro?, y si, ¿por qué no etiquetar esto como MILAGRO?.
No es necesario encausarlo en una religión. Un Milagro real, un milagro que no llovió sólo, sino que vino luego de tantísima perseverancia, de tanto esfuerzo, de un espíritu y convicción admirable.
Sin dudas esta muchaha merece este Milagro.

Mejor post para arrancar el año imposible, gracias pelado. Muy Buen Año

spooky dijo...

Hay cosas para las que no existen las explicaciones...muy cierto!!! Fascinante historia!!!

Ferchu dijo...

Hermosa leccion de lucha y esperanza. De no darse por vencido cuando la mano viene brava.
Muy buena enseñanza. Siempre un placer leer sus post.
Buen comienzo de año Pelado!

Espaciolandesa dijo...

Pues sí que es una historia extraordinaria... ¿cuáles son las probabilidades?

Quizá lo más notable es que si no se hubiera dedicado al reporte no habría tenido los accidentes que la llevaron a su recuperación.

pelado1961 dijo...

Ernesto:

Creo que es una buena historia para empezar una etapa, claro que sí.

Va un abrazo.

pelado1961 dijo...

Rosa:

Honestamente, yo no sé cómo catalogar lo que pasó.
Probablemente no debemos siquiera intentar explicar lo que no comprendemos. Pero me quedo muy conforme con el resultado final.

Beso. Y buen año !!!!

pelado1961 dijo...

Mariolo:

Me gustó eso: un milagro sin religión.
En este caso concreto, nadie puede reclamar este suceso para sacarle rédito. Entonces, doblemente positivo !!!!

Buen año, Mariolo.
Va un abrazo.

pelado1961 dijo...

Spooky:

Acá no hay explicación que valga, tenés razón.
La voluntad inquebrantable de esa chica fue un ingrediente esencial. Pero el hecho no tiene explicación.

Va un abrazo.
Que tengas un 2012 excelente.

pelado1961 dijo...

Ferchu:

Esa muchacha puede dar lecciones de entereza a cualquiera.

Va un abrazo y espero que tengas un año grandioso!!!

pelado1961 dijo...

Espaciolandesa:

Creo que todo se dio de una manera extraña. Fijate que no sólo se dedicó al deporte, sino que jamás lo abandonó pese a los accidentes.

Un beso y buen año !!!!

Espaciolandesa dijo...

Ándale... a eso me refería. De no haber tenido esa voluntad a prueba de todo, otra sería su historia.

Y ya vi que escribí "reporte" en vez de "deporte" :P

pelado1961 dijo...

Igual se entendió bien lo que querías decir, jjaajjajaja

Beso.