sábado, 28 de enero de 2012

CUATRO HERMANOS Y UN EXTRAÑO DESTINO


El buque que se ve en la foto anterior es el USS Cyclops, carbonero de la marina de USA botado en 1910. Durante sus primeros años de servicio operó en el Atlántico, situación que se mantendría con la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.

Participó de un gran convoy que fue enviado a Francia en junio de 1917 y regresó a USA en julio, permaneciendo en aguas de la costa este el resto del año, cumpliendo diversas misiones.
En enero de 1918 fue enviado a aguas de Brasil, para aprovisionar buques ingleses.

El 16 de febrero de 1918 partió de Rio de Janeiro, llegando a Bahía el 20 de febrero. Dos días después abandonó ese puerto cargando manganeso, con Baltimore como destino final. Pero nunca llegaría allí.

Tras una parada en Barbados, zarpó nuevamente el 4 de marzo y a partir de allí se desconoce su suerte.
Se supuso que hubiera sido hundido por un submarino alemán pero, revisados los registros tras la guerra, se confirmó que no fue así.



El USS Proteus, que se ve en la foto anterior, es un hermano del Cyclops. Botado en 1912, era también un buque carbonero.
Durante sus primeros años de servicio, cumplió varias y diversas misiones. Entre 1913 y 1914 aprovisionó buques de guerra de su país en el Golfo de México. Luego habría de llevar carga y tropas hacia las Filipinas, en varios viajes a lo largo de 1914.

Seguidamente sería asignado a rutas entre Río de Janeiro y Montevideo. Tras ello, cumpliría diversas tareas entre los puertos de Norfolk, Boston y Nueva York, hasta el fin de la Primera Guerra Mundial.
Posteriormente, operaría en el Caribe, cruzaría el Canal de Panamá varias veces y aprovisionaría buques norteamericanos en Pearl Harbor y El Callao en 1920 y 1921.

En 1924 sería desafectado de la flota y permanecería en situación inactiva hasta que fue vendido en 1941 a una compañía naviera canadiense. Pasó a cumplir funciones como carguero y precisamente en uno de sus viajes en tal tarea, desapareció sin dejar rastro en noviembre de 1941, cuando se dirigía al puerto de Norfolk (USA).

Una vez más, llevaron la culpa los submarinos alemanes. Una vez más, no fue así.


El tercer hermano no fue menos infortunado que los anteriores. Le ven en esa imagen, se trata del USS Nereus.

Botado en 1913, de inmediato fue comisionado a cumplir funciones de aprovisionamiento de la flota de guerra de USA. Cumpliría todo su servicio activo en la flota del Atlántico, hasta ser desafectado en el año 1922.

Permaneció inactivo hasta 1941, cuando fue adquirido por una naviera canadiense y pasó a transportar bauxita entre el Caribe y algunos puertos de USA y Canadá. O al menos esa era la idea, porque desapareció sin que se sepa su destino, en diciembre de 1941, cuando se dirigía (igual que su hermano Proteus) hacia el puerto de Norfolk.

Como en los otros casos, su pérdida fue atribuída a buques o submarinos enemigos. Tampoco fue así, porque los registros alemanes ni lo mencionan.
No lo dije expresamente, pero las tres desapariciones se produjeron en la zona del Triángulo de las Bermudas.

Y hubo un cuarto hermano...


El USS Jupiter fue el cuarto buque carbonero de esa camada. Fue botado en 1912 y cumplió las funciones normales para un buque de su clase. Pero a diferencia de sus tres hermanos, no fue desafectado para permanecer inactivo, sino que fue reconvertido.
Efectivamente, en el año 1920 fue reconvertido en portaaviones experimental, a fin de estudiar el uso posible de ese nuevo tipo de buque de guerra. Fue rebautizado como USS Langley y cumplió diversas tareas, como pionero en sus funciones.

Para cuando USA entró en la Segunda Guerra Mundial, se hallaba en Filipinas. De allí partió a Australia, a medida que Japón ganaba terreno en el Pacífico. A principios de 1942 ya era el último de los cuatro hermanos que navegaba: los otros tres habían partido hacia ese limbo de misterio que es el Triángulo de las Bermudas.

En febrero de 1942 recibió órdenes de dirigirse hacia Java. Estando en camino, fue atacado por bombarderos japoneses, que lograron cinco impactos directos y lo dañaron sin remedio. Al final, escorado y con incendios incontrolables, tuvo que ser abandonado y hundido por dos destructores de su propia flota, para evitar que cayera en manos enemigas.



Cuando finalmente desapareció bajo las aguas, se cerró un círculo de extraño destino sobre cuatro buques hermanos, más allá de toda explicación.

7 comentarios:

Renata dijo...

el primer libro q leí en mi vida, tendría unos 8 años, fue el libro del triángulo de las Bermudas y siempre ha sido un tema q me ha llamado mucho la atención....y es muy extraño sin duda, pero siempre me he preguntado por qué estas desapariciones simplemente dejaron de ocurrir en los últimos años...aunque claro, estos barcos así como el vuelo 19 y muchos otros, jamás fueron encontrados y se perdieron en el mismo lugar...si es coincidencia entonces es una coincidencia muy extraña =)

Manuel Guillén dijo...

Interesante historia, no documentada en muchas de las desapariciones oficiales en dicha zona. ¿Cuál es tu opinión sobre el Triángulo? ¿Es un invento sensacionalista de los sesenta/setenta del siglo pasado? ¿O realmente han ocurrido incidentes fuera de lo normal ahí? Saludos.

pelado1961 dijo...

Amigos:

Creo que, efectivamente, han acontecido hecho inusuales en el Triángulo de las Bermudas.
Pero esos hechos han cesado, como comenta Renata.

El libro de Berlitz fogoneó el tema y dio una versión "folletinesca" del asunto, bastante sensacionalista como apunta Manuel.
Y cuanto más en boga estaba el tema, de repente cesó toda evidencia. A mi modo de ver, eso es significativo.

Prometo que voy a armar un post más extenso sobre el tema.

Saludos !!!

Ernesto Moreno dijo...

También existe el "Triangulo del Dragón" en los mares asiáticos, ya los japoneses apuntan que desde tiempos inmemoriales se han perdido ahí barcos. Sin duda es un gran misterio. Saludos Pelado.

pelado1961 dijo...

Ernesto:

Esa zona registra desapariciones ya antes que el triángulo más famoso. Los japoneses lo atribuyen a fenómenos volcánicos, pero eso no explicaría la desaparición de aviones.

Va un abrazo.

Mariolo dijo...

Interesante, y extraño, que en dicho punto hayan desaparecido tantos barcos y aviones. pero muy extraño también, que cuando más se habló del tema, y se investigó, dejaron de desaparecer.

pelado1961 dijo...

Tal cual, Mariolo.
Es como si alguien hubiera decidido que el tema se había vuelto demasiado público.
Eso habla de intencionalidad en vez de casualidad.

Saludos.