martes, 4 de octubre de 2011

SALIDO DE LA NADA


La Policía de Berlín se enfrenta a un caso bastante inusual. El mes pasado, un joven se presentó a las autoridades, afirmando haber vivido los últimos años en un bosque y no recordar ni siquiera su procedencia. Para colmo de males, el sujeto apenas habla unas pocas palabras de alemán, siendo en cambio que se expresa fluidamente en inglés.

El muchacho recuerda vagamente su niñez, afirmando que su madre murió y entonces fue cuando su padre y él pasaron a vivir en el bosque, durmiendo en una tienda de campaña. De acuerdo a lo que le pareció, habrían pasado unos cinco años en esa situación. Posteriormente, su padre enfermó gravemente y, poco antes de morir, le indicó cómo debía hacer para volver a la civilización.

Siempre según lo declarado por el joven, procedió a enterrar a su padre cuando éste murió y, luego de eso, con ayuda de una brújula y las indicaciones paternas es que llegó a la ciudad, tras marchar durante aproximadamente dos semanas.



Con acertado criterio, la Policía de Berlín hizo que el muchacho fuera examinado por médicos y sicólogos. Sin embargo, si esperaban encontrar algo inusual se equivocaron: el joven está en perfectas condiciones físicas y sicológicas.

De todas formas, el asunto es bastante extraño. Los bosques alemanes no son, precisamente, lugar apropiado para vivir cinco años en una carpa y sin contacto con el mundo exterior. Cualquiera que lo intentase sería presa de un lógico deterioro físico, por el clima y la alimentación.

Hasta ahora, no hay indicios de la identidad de este joven. Sólo se presume que su nombre es "Ray" (porque así lo dice él) y que sería británico (por su acento).

Un misterio.

8 comentarios:

Ernesto Moreno dijo...

Pelado: me recordó a todos esos casos de "niños de la selva", impresionante que haya podido sobrevivir tanto tiempo, más es posible. Saludos.

Bruno Azrael dijo...

Bueno al menos le hiceron pruebas sicologicas,
Mira si era terrible sicopata. Y el padre no se habia muerto si no que lo habia matado el.

Bueno, el chico es la prueba de que se puede vivir de la naturaleza, aun en el siglo 21.
Un abrazo.

Azra.

Mariolo dijo...

Otras de esas raras historias. Quizás si es verdad, quizás el y su padre supieron sobrevivir, y vivir bien, en ese bosque. Y quizás el padre sabía que le muchacho, solo, no sobreviviría, por eso sus consejos de salir a la "civilización".

spooky dijo...

suena como a la historia de kaspar hauser...con sus diferencias, claro está y sin el final truulento...aún...

pelado1961 dijo...

Ernesto:

Lo único que se me ocurre es que contarían con equipo muy bien pensado para resistir las inclemencias. Pero entonces pienso: ¿qué comían?

Todo muy raro.

Va un abrazo.

pelado1961 dijo...

Azra:

A mí no me queda tan claro. Una provisión de alimentos para varios años debe ocupar un tremendo espacio, costar un dineral, ser difícil de trasladar, de almacenar.

Además, se precisan medicinas, ropa de repuesto...y mil cosas más que no se me deben ocurrir.

No me cierra.

Va un abrazo, amigo.

pelado1961 dijo...

Mariolo:

Muy "salado" lo de la supervivencia. Me parece que es una zona bastante embromada como para pasar inviernos en carpa.
Capaz que por ser joven, el tipo se la bancó, pero....

Un abrazo!!!

pelado1961 dijo...

Spooky:

Tal cual, esto recuerda a lo de Kaspar Hauser en algunos puntos.
Habrá que seguir la noticia, si es que es posible.

Va un abrazo.