lunes, 29 de agosto de 2011

EL VIAJERO DE LAS FINANZAS


Amigo/a lector/a de este delirante blog, voy a formularle una pregunta: ¿Qué haría usted si pudiera viajar en el tiempo?

Estoy seguro de que las respuestas serán notablemente variadas. Algunos pensarán que es mejor mantenerse en el presente, otros desearán volver en el tiempo para cambiar algunas cosas, habrá quienes piensen en reencontrarse con seres queridos que ya no están y, seguramente, no faltarán quienes deseen curiosear en el futuro.

Por supuesto, más allá de los intereses científicos, culturales, afectivos y demás, también los hay más mundanos y directos. Volver al pasado sabiendo lo que va a ocurrir, puede resultar una posibilidad para enriquecerse. De eso trata la historia que les traigo hoy.

Allá por fines del año 2002 comenzó a circular una leyenda urbana persistente. Se decía que un individuo llamado Andrew Carlssin había sido arrestado por la policía neoyorquina, a pedido de la SEC (Securities and Exchange Comission), organismo federal de USA que vigila, entre otros cometidos, las transacciones en el mercado de valores.



¿Cuál era el crimen cometido por este hombre? En principio, se sospechaba que manejaba información privilegiada y secreta sobre empresas, pero los investigadores sabían que tenía que haber algo más, mucho más, detrás del buen Andrew.
¿Por qué? Pues porque había realizado 126 operaciones de compraventa de acciones en la Bolsa y las 126 habían arrojado enormes ganancias, al punto que había comenzado con 800 dólares y ahora poseía inversiones del orden del los 350 millones de dólares. Y todo en menos de un año.

Los chicos de la SEC no son gente que se chupe el dedo. Partían de la base de que Carlssin era el "hombre de paja" de algún grupo delictivo que, por medios ilegales, había obtenido información de empresas. Pero aún así, estaban sorprendidos. Por mucho que intentaran diagramar la maniobra, los resultados sobrepasaban las posibilidades de cualquier banda mafiosa.

Además, había un detalle nada menor que había surgido en las investigaciones: antes del año 2002 no existía el tal Andrew Carlssin en ningún registro oficial.

¿Entonces? Entonces había que interrogar al tipo y llegar al fondo del asunto. Pero lo que Andrew les dijo los descolocó del todo:


Al principio, trató de justificar sus inversiones adjudicándolas a la buena suerte. Luego, afirmó que había estudiado el mercado y sacado conclusiones. Pero la suerte y los conocimientos no podían avalar lo que no tenía justificación.

Al final, Carlssin se derrumbó y realizó una declaración de cuatro horas de duración, para la cual nadie estaba preparado: afirmó provenir del año 2256 y haber viajado en el tiempo con una sola finalidad, la de hacerse rico y llevar una buena vida.
Gracias a que tenía un trabajo administrativo en el laboratorio militar donde se había desarrollado la tecnología necesaria, clandestinamente se había jugado el pellejo para realizar el viaje en el tiempo. Y allí estaba.

Las autoridades policiales y la SEC reaccionaron como cabía esperar. Juzgaron que el tal Carlssin había obtenido una falsa identidad por medios ilegales, así como ahora optaba por hacerse pasar por loco para zafar de las acusaciones. Asunto terminado.

Pero allí entraron en acción otros resortes. La investigación fue de interés del FBI y ellos se hicieron cargo de Carlssin. Asimismo, la CIA entró en contacto con el tema y otras agencias de inteligencia manifestaron interés. Pronto, muy pronto, el paradero de Carlssin fue desconocido: se dijo que había sido internado en un manicomio, que había sido liberado por falta de pruebas, que todo el asunto era un invento de una revista sensacionalista, etc., etc.

Lo cierto es que Andrew Carlssin no volvió a ser visto. Y todo el asunto no pasa de ser una anécdota, una leyenda urbana.


¿O no?

13 comentarios:

Renata dijo...

me encantan estos temas de viajes en el tiempo!!! esta leyenda urbana no la conocía, la q conozco muy bien es la de John Titor :O muy interesante tmb! Saluditos

Anónimo dijo...

Todo puede ser,pero de ser cierto el tipo no nos pone en un peligro grave?,con el solo hecho de interferir en la continuidad del tiempo?
Y para ser un tipo del futuro, no fue muy tonto al usar de ese modo la informacion que tenia?
Digo, es obvio que si hace ese revuelo en un año, iba a llamar la atencion a alguien.
Si es cierto lo que paso, el tipo definitivamente ademas de materialista, es un tonto,porque si llama la atencion en el presente, es obvio que cambiaria el futuro, y la hacerlo, la personas del fututo del que el proviene se darian cuenta tambien, y mandarian a alguien a que solucione el problema, porque si el pudo viajar en el tiempo, seguro los demas militares tambien, podrian mandar a alguien para neutralizar los cambios que el pudo haber hecho, y de esa manera asegurar la linea temporal de la que el provenia.
Arruino todo por avaricioso o es solo una leyenda? je, esa es la cuestion.
Mirandolo por el lado positivo, si es cierto todavia tenemos mundo hasta el 2256, o sea que el año que viene no pasaria nada malo.

Por cierto leiste la nueva noticia, del chip adhesivo diagnosticcador descartable? que se implantaria en la mano o en la cabeza?
Me dio medio miedito esa noticia, la lei en yahooo hoy cuando revisaba el correo.
Un abrazo.
Azra

Rosa dijo...

Yo creo que es el sueño de gran parte de la humanidad, porder viajar en el tiempo. A mi me encantaría, aunque confieso que tambien me daría miedo, a ver si voy a perderme por algún lugar del espacio y del sonido.
Saludos.

El radioaficionado dijo...

Caso interesante...
Ahora, suponiendo que el tipo era del 2256 y arrancó del 2001, e hizo 350 millones en un año... ¿Cuánta plata tendría 255 años después?

pelado1961 dijo...

Renata:

Gracias por tu amable comentario.
Prometo subir algún post sobre John Titor, que es un caso apasionante.

Beso.

pelado1961 dijo...

Azra:

Qué tema el de los viajes en el tiempo, ¿no?
Apasionante, sobre todo porque se abre el tema de "cambiar cosas que sucedieron" o "hacer que sucedan otras".
Tengo un caso en carpeta que va a dar que hablar cuando suba el post. Y además Renata comentó sobre otro viajero (John Titor) muy interesante.

Sobre el chip, aún no leí nada. Pero no debe ser nada bueno para los ciudadanos (hace rato que tienen ganas de rastrearnos con algún aparato, sea cual sea).

Va un abrazo, amigo!!!

pelado1961 dijo...

Rosa:

Creo que todos tenemos esa mezcla de ganas y miedo, sobre la posibilidad de viajar en el tiempo.
Muchas novelas de ciencia ficción tratan sobre el tema y las consecuencias no deseadas para el viajero.

Beso.

pelado1961 dijo...

Radioaficionado:

Para mí que doscientos años después ya la había perdido, entre copas y chicas malas.
Pobre, ¿no?

(Bueno, pobre pero que le quiten lo bailado, jajajajjaja).

Va un abrazo.

Ernesto Moreno dijo...

Yo creo que sí viajó en el tiempo, él ya sabía que lo arrestarían y ya sabía también que escaparía con sus millones. ¿Que porque no mandaron a alguien del futuro a detenerlo?, recuerden que aún en el futuro seremos humanos y existirá la corrupción, seguramente le pasó un billete a algín burócrata del futuro y listo!!! jajajaj

pelado1961 dijo...

Como si lo viera, Ernesto.
¿Te imaginás?

"A ver, amigo, ¿con cuánto hay que ponerse para que me dejen entrar al laboratorio secreto?"

"Dame un 100, que yo no digo nada"

Y seremos iguales en el siglo que sea, jajajajajjaja

Va un abrazo.

Mariolo dijo...

Ta, ya le voy diciendo a mi hija, y que a su vez se lo anote para decírselo a sus hijos y nietos, y así sucesivamente hasta el 2256; que justo ese año habrá una crisis económica momumental. Y todo por culpa de un tal Andrew Carlssin. Mirá si el tipo es un presidente o algo así ...

¿Y por qué no puede ser verdad?. Ahi estálo lindo de esto. Puede ser un loco, puede ser un tipo muy cuerdo que se hizo el loco, o simplemente es verdad, vino del futuro.

Una duda, ¿encontraron el Delorean?

pelado1961 dijo...

Mariolo:

El De Lorean no fue ubicado, jajjajaja.
Creo que este caso es muy raro, porque nadie mete 126 transacciones exitosas (es una imposibilidad estadística, poco menos).

Y los inversores con información privilegiada hacen una sola jugada siempre (enoooorme, pero una sola).
Así que podemos descartar la casualidad, podemos descartar la existencia de un método para predecir el mercado y podemos descartar el juego sucio.

Lo que queda, por loco que sea, es lo que declaró el tipo.

Va un abrazo, amigo.

Luis Viplavenj dijo...

Si realmente fuera un viajero en el tiempo, no estaria preso, ya que de logica el habria conocido su destino, con solo explorar primero desde otro plano todo lo que iva hacer y sus consecuencias, pues el hubiera visto que caeria preso y no lo hubiera hecho de esa manera, si el tenia esa tecnologia podia manipular el espacio tiempo y todo lo que sucederia a su alrededor, pero lo mas absurdo es ir a la bolsa de valores, por que no fue al hipodromo, un casino, la loteria tantos medios que no levantaria tanta sospecha y por que tan apresurado y puede manipular el tiempo eso es lo que le sobra..no es un viajero.