martes, 29 de septiembre de 2009

MISTER CROWLEY


Probablemente muchos de ustedes conozcan la canción "Mr. Crowley", de Ozzy Osbourne.
Pero quizás no sepan a qué personaje hace referencia.

El señor Crowley es Aleister Crowley, nacido como Edward Alexander Crowley en Gales en 1875. Provenía de una familia darbysta, o sea, de la rama más rigurosa del protestantismo anglicano.

Hijo de un hombre de fortuna, Crowley estaba destinado a continuar los negocios familiares. O por lo menos, eso parecía hasta que sus circunstancias cambiaron por completo: su padre falleció en 1886 y pasó a ser criado por dos tías "solteronas" que dejaban poco margen de maniobra al jovencito. O más bien, le crearon una atmósfera rígida y asfixiante en su vida.

Por eso, cuando ingresó a la Universidad de Cambridge y, por tanto, pasó a vivir lejos de su casa, el veinteañero Crowley encontró toda la libertad que ansiaba.
Casi de inmediato, cambió el patronímico Alexander por su forma galesa Aleister. Y comenzó a escribir poesía erótica .

Consumado atleta, es el alpinismo lo que pasa a interesarle luego. Y así se integra en una expedición que escala el Himalaya en 1902. Según parece, es durante ese viaje que empieza a estudiar las cuestiones metafísicas y esotéricas de las culturas antiguas. Con el resultado de que, a su regreso, es presentado por compañeros de Cambridge y admitido en una sociedad secreta, la Ordo Templi Orientis (OTO).

La OTO es una de las tantas y tantas órdenes esotéricas presentes en la sociedad europea de principios del siglo XX.
Pero a diferencia de la mayoría, no sería una simple sociedad inocua destinada al entretenimiento de algunos burgueses. Al parecer, sus directivos perseguían el poder temporal y espiritual.

¿Cómo puede suceder esto? Es muy sencillo.
Según los investigadores dedicados al tema, la mayoría de las sociedades secretas funcionan en base a dos círculos: uno exterior, donde se mueve la mayoría de los "adeptos" y otro interior, integrado por unos pocos, que son quienes mueven los hilos y definen los objetivos y el accionar de la sociedad.

Algo de ello debió intuir Crowley, pues una vez que estuvo integrado a la OTO, fue captado por otra orden mucho más secreta y exclusiva, que utilizaba esporádicamente a la OTO para "reclutar" posibles miembros: hablamos de la Golden Dawn (Alba Dorada).

Lo poco que se sabe del origen y objetivos de la Golden Dawn, indica que sus miembros buscaban el desarrollo de las facultades ocultas del ser humano, por medio de la magia operativa.
Para ello, trabajaban en base a diversas fuentes, que iban desde los rosacruces y los francmasones hasta la teosofía y los escritos de John Dee.

No se vaya a creer que eran un montón de ignorantes los que integraban la Golden Dawn.
Más bien sucedía todo lo contrario, era la reunión de una serie de personalidades bastante fuertes:


  • Dion Fortune (seudónimo de Violet Firth, escritora británica)

  • Arthur Machen (escritor y periodista galés)

  • William Butler Yeats (poeta y dramaturgo irlandés, Premio Nobel de Literatura)

  • Algernon Blackwood (escritor del "círculo de Lovecraft")

  • Bram Stocker (escritor, autor de "Drácula")

  • Auguste Rodin (famoso escultor francés)

  • Gustav Meyrink (escritor austríaco)

  • A.E. Waite (historiador de la alquimia y los rosacruces)

  • Samuel L. Mathers (ocultista, cuñado del filósofo Henri Bergson)

En este grupo, Crowley se sintió como pez en el agua. Por lo menos, hasta que comenzó a querer ir mucho más allá de lo que el grupo estaba dispuesto a transgredir.

Las desavenencias se hicieron presentes con el tiempo y Crowley se retiró para fundar su propia orden: Astrum Argentum.
Viajó por el mundo, principalmente con destino a lugares que fueron asiento de antiguas culturas. Publicó decenas de libros de temas esotéricos y una revista llamada "The Equinox" (El equinoccio).

Algunas versiones indican que el propósito de los viajes de Crowley no sería precisamente de índole ocultista: habría trabajado como agente al servicio de la inteligencia británica.

De vuelta a Europa, sería expulsado sucesivamente de España y Portugal. Se instala entonces en Sicilia, pero el gobierno de Mussolini le expulsa también de allí. De Italia pasa a Túnez, de allí a Alemania y luego a Inglaterra, para recalar finalmente en Francia. Y expulsado de Francia (como no podía ser de otra manera), vuelve a Inglaterra.

Los motivos de sus expulsiones y deportaciones son una colección de excesos, rituales sexuales, uso de estupefacientes y hasta acusaciones de satanismo, celebración de misas negras, etc.


"Chemical Wedding" (Bodas químicas) es una película del año 2008, donde se hace un retrato bastante duro del señor Crowley.
El film imagina lo que sucede cuando unas jornadas académicas sobre realidad virtual terminan por traer nuevamente a la vida a nuestro famoso mago Aleister, quien comienza a realizar sus más desenfrenadas fantasías y, según parece, no hay quien pueda detenerlo.

El film toma algunos aspectos que estuvieron presentes en la vida de Crowley: la Universidad de Cambridge, una mujer pelirroja que simboliza la "mujer escarlata" (apodo que Crowley usaba para una de sus esposas), un profesor de apellido Mathers (como S.L. Mathers, rival de Crowley en la Golden Dawn), etc.

Quien esté interesado en saber algo más de la película, tiene un link por acá.



Crowley moriría en Hastings en 1949. Y hasta su funeral sería un evento cargado de excesos.
Le velaron vestido de túnica blanca y escarlata, luciendo una corona, cetro y puñal ceremonial.
El cortejo que le acompañó hasta Brighton (donde fue cremado) parecía más una procesión pagana que otra cosa.

El Jefe de Justicia de Brighton se limitó a decir que Crowley fue "el ser más inmundo y perverso del Reino Unido". Parece haber suficientes testimonios que avalan que, si no llegó a ser algo semejante, pues tampoco fue un buen samaritano.

Por último, les dejo este link, que conduce a la página de la "Golden Dawn" actual (en Argentina) y un video de Ozzy interpretando el tema "Mr. Crowley", que mencioné al principio del post.





Pese a que la letra del tema no es precisamente una apología del personaje, existe una leyenda urbana que pretende que el propio Crowley (muerto décadas atrás) se le apareció a los Black Sabbath alucinados por las drogas, para hacerles entrega de unas cruces de plata que les darían protección especial.

Como sea, no fueron los únicos músicos que estuvieron vinculados al recuerdo del mago: los Beatles pusieron su rostro en "Sargent Pepper", Jimmy Page compró una casa donde Crowley vivió, la banda Joy Division "tomó prestado" algún verso de un libro del mago para sus letras y, finalmente, la gente de Iron Maiden le tendría entre sus lecturas preferidas.


O sea, el rock le dio un sorprendente giro a un personaje bastante enigmático por sí solo.

6 comentarios:

Mariolo dijo...

Y seguimos aprendiendo.
Tampoco tenía mucha idea y que historia ... Estoo si que es interesante mismo.
La peli no la vi.

pelado1961 dijo...

La vida de Crowley fue todo un reto para los sicólogos, jajajaja.
Quedó para siempre su (mala) fama y prontuarios policiales por media Europa.

En cuanto a las organizaciones que integró, algunas perduran (más cerca de lo que pensamos).

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buen articulo.
Me gustaria hacerte la cordial invitacion para participar en:
http://redesoterica.ning.com
Una red social con contenido masonico, rosacruz, alquimia, hermetismo, kabbalah, etc.
Dentro encontraran aparte de estos temas una biblioteca con un amplio contenido tematico asi como blogs, foros, chat etc.
Gracias por tu atencion.
Quaestor Lucis.

Anónimo dijo...

Buen articulo.
Me gustaria hacerte la cordial invitacion para participar en:
http://redesoterica.ning.com
Una red social con contenido masonico, rosacruz, alquimia, hermetismo, kabbalah, etc.
Dentro encontraran aparte de estos temas una biblioteca con un amplio contenido tematico asi como blogs, foros, chat etc.
Gracias por tu atencion.
Quaestor Lucis.

luis1709 dijo...

No habia leido sobre el. Pero me parece alguien q se metio a todos en el bolsillo. Jajajaj grande aleister crowly lo mejor

pelado1961 dijo...

No tengas dudas, Luis.
El hombre tenía una fuerte personalidad seguramente.

Va un abrazo.