sábado, 3 de enero de 2009

EL MONSTRUO DE FLATWOODS


El 12 de setiembre de 1952 la vida transcurría en Flatwoods (Virginia, USA) como en cualquier localidad rural: calmadamente.

Unos muchachos hacían deporte en las instalaciones del colegio, un ama de casa preparaba la cena, un joven que cumplía servicio en la Guardia Nacional paseaba a su perro. Nada memorable, hasta que pasó lo impensable.

Los primeros en ver algo inusual fueron los chicos que jugaban fútbol americano: una fuerte luminosidad rasgó el firmamento y una especie de bólido recorrió el cielo hasta perderse de vista sobre una colina.

Un meteorito!", fue lo primero que pensaron. Y llevados por la curiosidad, emprendieron camino hacia donde suponían que había caído: las tierras de un granjero llamado Bailey Fisher.



Kathleen May, una vecina que estaba aprontando la cena, les vio desde su ventana y los llamó para saber adónde iban. Cuando los chicos le explicaron lo que habían visto, tomó una linterna y los acompañó junto a sus dos hijos.

De camino, se cruzaron con Gene Lemon, integrante de la Guardia Nacional que paseaba a su perro y se ofreció a ir con ellos.

Mientras subían la colina, pudieron ver desde lejos una extraña luz rojiza que aumentaba y disminuía de tamaño rítmicamente, pero sin alcanzar a contemplar qué era lo que la producía.


El primer signo de que algo no estaba bien, lo tuvieron cuando el perro de Lemon se negó a continuar avanzando en cierto punto, pese a la insistencia de su amo. Cuando el hombre intentó obligarlo a seguir, el perro salió corriendo en dirección contraria, sin prestar atención a orden alguna.

"No entiendo qué pasa, nunca se comportó así", alcanzó a decir Lemon al grupo, pero se dio cuenta de que no le estaban prestando atención. Todos observaban un par de puntos rojos refulgentes, que se encontraban apenas a unos pasos.

Lemon pidió la linterna a la señora May y dirigió el haz de luz a los puntos rojos, pensando que serían los ojos de algún mapache trepado a un árbol. Pero se equivocó.

Los ojos pertenecían a un ser gigantesco, de cabeza redonda y roja como la sangre (así la describieron), que estaba rematada por una especie de halo o capucha puntiaguda.


La extraña criatura, que medía más de tres metros, emitió entonces un penetrante silbido y comenzó a avanzar hacia ellos. Su rara vestimenta no permitía ver piernas o pies, pero todos los testigos coincidieron en señalar que se movía flotando o levitando.

Sin pensarlo, todos corrieron en dirección al poblado, huyendo del ser de pesadilla lo más rápido posible. Al llegar al pueblo y contar aterrorizados su historia, varios vecinos decidieron formar un grupo armado y subir la colina. No habían recorrido la mitad del camino cuando debieron regresar, debido a una extraña niebla que lo cubría todo y a un irritante olor a azufre diseminado por todas partes.



Con el correr de los días, varios periodistas y ufólogos investigaron los hechos, así como la policía local. Pudieron comprobar que los testigos eran personas que estaban muy lejos de ser fabuladores y que se limitaron a contar lo que vieron.

Conforme la investigación fue avanzando, el suceso se conectó con otros similares:

El 5 de setiembre, dos mujeres de la localidad de Weston (en el mismo estado) se dirigían a la iglesia local por un camino secundario, cuando de pronto apareció frente a ellas un ser de similares características al reseñado. Pudieron huir, pero el episodio provocó en una de ellas una crisis nerviosa que ameritó internación.

El 13 de setiembre, un matrimonio de apellido Snitowski y su hija iban en auto por las cercanías de Frametown (también en Virginia). De pronto, el motor del coche se detuvo sin razón aparente. Incapaz de diagnosticar la avería, el hombre decidió caminar hacia una estación de servicio que habían pasado poco tiempo atrás.

Alcanzó a alejarse cien metros del auto, cuando un ser de igual descripción que el de Flatwoods surgió del bosque cercano, se aproximó al coche y miró hacia el interior. Alertado por los gritos de las mujeres, el señor Snitowski volvió corriendo sobre sus pasos, sólo para ver cómo la criatura se internaba nuevamente en la espesura y desaparecía.

Hay que señalar que en 1952 todavía no eran usuales los llamados "encuentros del tercer tipo", por lo cual la policía prestaba escasa atención a estos sucesos. En cuanto a los ufólogos, no contaban con más recursos que tomar nota del relato de los testigos.

Sin embargo, años después de este suceso, un investigador en particular (Donald Keyhoe) usó sus contactos en la Fuerza Aérea para saber si los militares estadounidenses se habían interesado en este caso.

Sorprendentemente, descubrió que el mando de Inteligencia de la Fuerza Aérea había despachado dos agentes para investigar el suceso, los cuales se hicieron pasar por periodistas y elaboraron un dossier secreto sobre "el monstruo de Flatwoods".


La pregunta, por supuesto, es ¿para qué?, si oficialmente clasificaban todos estos sucesos como "errores de observación" o "fabulaciones".

12 comentarios:

Mariolo dijo...

Vi el título y pensé en Fleetwood Mac ..jaja

Che, ojos rojos, olor a azufre ....Era el Diabolo!!!!!

pelado1961 dijo...

Mariolo:

Tocaste un punto interesante.
Si esta aparición se hubiera dado en la Edad Media, la habrían interpretado como el Diablo, sin duda alguna.
En 1952 la interpretaron como un monstruo extraterrestre.

¿Mi opinión personal? Creo que algo o alguien juega con nuestra mente desde hace muuuuuuuucho tiempo.

Va un abrazo!!!

0 stress - veroblog dijo...

concuerdo con mariolo. escalofriante.

che, tiene un aire, solo un aire a mi suegra, puede ser?

Adolfo Calatayu dijo...

Yo al ver el título lo primero que pensé fue en "flatos" ajajajajajajajajajajajajajajajaja
Varias cuestiones:
a) Gene Lemon existe? o es Gene Simmons en realidad?
b) el noble can era el del principio de la peli "el enigma de otro mundo"?
Bromas de lado la verdad es que me gustaría saber un cachito más de tu opinión...qué queres decir al afirmar que "algo o alguien juega con nuestra mente desde hace muuuuuuuucho tiempo"?
Hay tantos misterios...y con este calor encima jajajaja
un abrazo enorme,querido amigo !!!

pelado1961 dijo...

Vero:

Ah, te echaste flor de suegrita, ¿eh?, jajjajaja.
(¿Probaste con balas de plata o estacas para mantenerla a raya??)

Besos!!!


Adolfo:

Pah, si hubiese sido Gene Simmons en sus mejores épocas, creo que el monstruo de Flatwoods pone pies en polvorosa, jajajajajaja.

Hablando en serio: creo que hay fuerzas síquicas y espirituales bastante mal conocidas por nosotros (ahí podría estar la punta del ovillo de la respuesta a estos temas).
Jung anduvo husmeando un poco sobre esto (y dentro de la ufología lo hizo John Keel).

También pudieran ser viajeros en el tiempo (los humanos del siglo XXX divirtiéndose o investigando un poco). O quizás criaturas de universos paralelos.

Me parece que la "hipótesis extraterrestre" ya no da para más.

(Te aclaro que no estoy tomando nada, jajajajjajaja).

Un abrazo!!!
PD: en algún post voy a fundamentar mi humilde opinión.

Mary Lovecraft dijo...

No tengo ni idea de qué o quién pudiera ser pero eso del olor a azufre me despista bastante...no sé, pudiera ser de todo un poco: algo visto y algo de sugestión, ¿no???
es eso del azufre se me hace un tanto 'mitológico'

un beso mi Pelaíto!

Fonzi dijo...

Che , en la foto cual de las dos es el mostro...jajajjaja.

Que buena historia...si la llega a agarrar el de Voces Afonicas te la afana...

pelado1961 dijo...

Mary:

Creo que el "olor a azufre" tiene su correlato en el "olor a rosas" de ciertas experiencias religiosas o místicas (el primero es negativo y el segundo es positivo).
Pero en 1952, la lógica indicaba que una aparición así era un "monstruo extraterrestre".

Besos!!!!


Fonzi:

Jjajajajaa, me hiciste reir bastante, ajjajajaa.
Creo que la moda de los años '50 para las amas de casa (y para los monstruos del espacio exterior) no favorecía demasiado a la gente, ajajjajajaja.

Un abrazo!!!

Samy dijo...

Extraño pero como decis vos en un comentario sii.. juegan con nuestra mente... quieren que sigamos siendo ciegos para dominarnos (perdon mantenernos dominados).

Creo que si hay vida y hay mas galaxias como la nuestra... pero porque tienen que guardarse todos los "Americanos"?

Ah! no sabes como me da rabia que siempre esten ocultando esto y lo otro por apoderarse de la tecnologia que encuentran y obviamente no para buenos fines sino siempre pensando en como obtener el poder con ello!!!!

pelado1961 dijo...

Samy:

La misma historia de siempre: un montón de cosas que pasan a espaldas de la gente y un gobierno que las oculta "por su propio bien", jajajajjaja.
(Deben creer que somos todos tarados!!!)

Besos!!!!

Anónimo dijo...

sea como sea la cosa es que no es normal y pues la verdad si produce un cierto terror esta criatura inusualy de imaginarme la historia como fue e imaginar que eso paso algun dia en un tranquilo pueblo mientras la señora hacia su comida y los chicos jugando es escalofriante que pase algo asi me imagino q me pasara esto junto al cerrito que tengo en mi pequeño pueblo condado como sea y la verdad si produce una sensacion inexplicable con cierta intimidad y miedo bueno saludos a los interesados en este tema y a los que les guste PLACEBO con su nuevo album battle for the sun que esta bien padre y son la mejor banda del mundo ahuevo¡¡¡¡¡¡ """PAZ""""

pelado1961 dijo...

Bienvenido, anónimo!!

Justamente, lo más terrorífico de este asunto es que se desató en medio de un lugar apacible y donde (supuestamente) nunca pasa nada.
Prueba de que no todo es tan tranquilo como creemos.

¿Y qué onda toca "Placebo"?
Suena a banda metalera.