miércoles, 27 de junio de 2012

OTRO PROBLEMA PARA LOS ARQUEÓLOGOS DEL FUTURO



"NO FUMAR MÁS ALLÁ DE ESTE PUNTO", dice el cartel, que probablemente sea el más irónico de todo el mundo. ¿Por qué? Porque tras esa puerta está uno de los sitios más siniestros e increíbles que hayan existido: un silo de lanzamiento de misiles nucleares.

Comprenderán que fumar o no fumar allí, es el menor de los problemas. Si cualquiera de los misiles que poblaban ese lugar hubiera sido lanzado, nuestra salud se hubiera visto desmejorada por algo más dañino que un accidente de fumador: una guerra nuclear.

Los misiles balísticos intercontinentales fueron, desde su aparición, la estrella de los arsenales. Combinan un arma devastadora (las bombas termonucleares) con un "medio de entrega" infalible (el cohete). Pronto crecieron como hongos los sitios de lanzamiento en varios países, al punto que el número de misiles existente llegó a ser suficiente como para devastar tres veces el planeta.

Después de varios tratados entre los EE.UU. y la U.R.S.S., así como algunas convenciones internacionales, su número se redujo. Por tanto, muchos fueron desmantelados y los silos que los contenían fueron abandonados varias décadas atrás.
Esos sitios se convirtieron entonces en lugares de visita de exploradores urbanos. Veamos algunos:



¿Qué parece mostrar la foto anterior? Construcciones de alguna antigua cultura, quizás. Pero sería un verdadero rompecabezas para los arqueólogos del futuro (terrestres o no) si no tuvieran mayor información al respecto: se trata de ruinas de silos de lanzamiento de misiles Titán, en Arizona.

Veamos otra imagen:



Aquí las especulaciones pueden ampliarse. Lo que vemos podría interpretarse como la puerta a un templo subterráneo. O quizás la entrada de una tumba real.
Pero en realidad es la entrada de un complejo soviético de lanzamiento de misiles, la base de Eleja.
En su interior, nada le aclará al arqueólogo del futuro acerca del propósito del sitio: tras la retirada de los misiles y las tropas, todo el equipamiento fue desmantelado por los pobladores de la zona, que lo reciclaron y aprovecharon como pudieron.

Vamos a ver otra foto:


Ese domo podría ser interpretado de varias maneras por un arqueólogo del futuro. Una vez más, el pobre tipo no encontrará en el interior nada que le ayude a descifrar el uso de este sitio: todo ha sido desmantelado por visitantes no autorizados.
Pero lo que se ve realmente es la base de misiles de Plokstine (Lituania), que posee un extraño récord: mientras fue operativa, jamás fue descubierta por los satélites o aviones espías de USA.

Sigamos viendo imágenes, pero ahora de los interiores de estos tétricos sitios:



Un silo vacío (en este caso, de Plokstine) no es nada más que una cavidad de 27 metros de profundidad, altura de un edificio de ocho pisos. Desafía la capacidad de interpretación para cualquiera que no sepa lo que había aquí.



La vista de las sucesivas estancias del lugar no ayudará mucho al espectador. Aberturas sin sentido, paredes con agujeros sin propósito aparente.



En otros casos, como los silos se han inundado en todo o en parte, pudieran parecer reservas de agua para el despistado arqueólogo futuro.



Estos extraños corredores no tienen nada que envidiar a los del interior de las grandes pirámides egipcias. Nuestro arqueólogo del futuro quedaría mudo e intrigado.



Y llegado a este punto, el hombre dudaría de si estas instalaciones no habrán sido una cárcel o un manicomio, con celdas a cada lado del pasillo.



El hallazgo de este enorme busto dejará un poco más contento al arqueólogo futuro. Imaginará que representa a un dios del pasado lejano (mientras tanto, si escuchase eso, Lenin se revolvería  en su tumba seguramente).

En fin, como que con el paso de los siglos todo está sujeto a peligrosas interpretaciones. Por eso, cuando los arqueólogos escarban y escarban en sitios donde existieron civilizaciones poco menos que olvidadas y mal documentadas... en fin, yo siento un cierto resquemor.
Al fin y al cabo, son colegas de los que un día dijeron que Troya era una ciudad mítica y después Schliemann (un aficionado, al fin) la encontró y les puso la tapa.

¡Cuántas cosas que no conocemos deben haber quedado bajo las arenas del tiempo!

8 comentarios:

Mariolo dijo...

Si, o como Atlántida, que dicen también que es mística, y está acá no más, a unos kms de Montevideo.

Hablando en serio, Cuanta plata hay gastada, o quemada (bah, sin quemar por suerte), en pro de ....No, pro ninguno.

pelado1961 dijo...

Tal cual. Ese dinero pudo usarse en cosas bastante más productivas.
Pero....

Ernesto Moreno dijo...

Excelente post Pelado, me recordó un poco a la película Prometheus, con la gran cabeza y después de todo era una base militar con armas de destrucción masiva. Saludos.

pelado1961 dijo...

Me alegro que te haya gustado el post, Ernesto.
Es como vos decís: las interpretaciones a la ligera son muy incompletas y peligrosas.

Va un abrazo.

NuMaN dijo...

Muy buen post. Me acordé de un artículo humorístico que leí en una "selecciones" hace muchos años, en que los arqueólogos del futuro le daban desopilantes interpretaciones a los elementos cotidianos del siglo XX.(Evidentemente el televisor era un objeto de adoración,etc.)Me encantaría encontrarlo por ahí para compartirlo.

Aún sin ser ruinas, todos los complejos destinados a funciones militares en definitiva están más allá de mi comprensión en el fondo.Abrazo.

pelado1961 dijo...

Recuerdo ese artículo, NuMaN.
Debe tener muchos años, eso sí.
Me parece que se complementaba con un dibujo de lo encontrado en la vivienda, donde la TV ocupaba el lugar que vos decís: objeto de culto.
(Capaz que no andaban tan errados)

Va un abrazo.

Manuel Guillén dijo...

Muy bueno el artículo, excelentes las fotos, la futurología, todo.
Un saludo (he estado desconectado porque la cuestión de las elecciones en mi país me ha tenido absorto, pero ya termina mañana, así que volveré al blogueo).

pelado1961 dijo...

Manuel:

Supuse que andarías ocupado con ese tema. Espero que todo se resuelva de la mejor manera para tu país.
Ya te pondrás al día con el blogueo.

Va un abrazo, amigo!!!