sábado, 6 de diciembre de 2008

REGALITO DE UN AMIGO



Cuando Jeff Heyes recibió un regalo de manos de un amigo, se quedó muy contento. Se trataba de un objeto inusual, realmente original: parecía un proyectil.
El amigo, aficionado al buceo, le explicó que lo había encontrado haciendo submarinismo en la costa sur del país (Inglaterra).

Jeff decidió que sería un excelente adorno para su oficina. Lo colocó en su escritorio, al mejor estilo de un viejo pisapapeles, atrayendo enseguida la atención de clientes y compañeros de trabajo.

Semanas después, el dueño del local donde Jeff tiene su oficina pasó a cobrar el alquiler, como hacía rutinariamente. Por casualidad, venía con un amigo que había servido en el ejército. Este se interesó en el "pisapapeles" de Jeff, examinándolo detenidamente.

Para sorpresa de todos los presentes, les dijo que el objeto era una bomba de la Primera Guerra Mundial, con el detonador aún funcionando y la carga de TNT intacta dentro de la carcaza.



En medio de gran revuelo, Jeff retiró la bomba hacia un jardín trasero, con el mismo cuidado con que llevaría a un bebé. Alertada la policía, el ejército y el escuadrón anti-bombas, se confirmó la peligrosidad del "pisapapeles".

Un camión especial retiró el artefacto, lo llevó a un cuartel y lo hizo explotar en forma controlada.



Y supongo que los compañeros de oficina de Jeff han corrido sus escritorios bien lejos de él.

7 comentarios:

Mary Lovecraft dijo...

Madre mía qué susto Pelaíto!

ahora sí me tendré que pensar qué regalitos acepto de mis amigos!!
jajajaaa!

besotote para tí!!

te sigo leyendo ;)

Mariolo dijo...

Ja, lindo regalito ¿eh?

Que pelotudos los dos ....

pelado1961 dijo...

Mary:

Por las dudas, no hay que aceptar este tipo de "regalitos", no sea cosa que uno explote de agradecimiento, jjejejejeje

Besotes!!!

Mariolo:

La verdad, creo que los tipos nunca se soñaron lo que era (pero podían haber sido un poco más vivos, digo yo).

Un abrazo!!!

Samy dijo...

Ah tremendo regalito... se ve que tienen una BOMBA de amistad!! jejejej

Menos mal que no le exploto en la oficina y hubiera llevado a horribles consecuencias!!

Saludos Peladoooooooo

pelado1961 dijo...

Samy:

Creo que ninguno imaginó lo peligroso que era el "pisapapeles".
Lo peor del caso es que, si hubiera explotado, nadie habría entendido lo que pasó.
(Bueno, el forense de la ciudad hubiera entendido, jajajajjajaja)

Besos!!!!

Peter Parker dijo...

Ahora que llegan las fiestas habría que obsequiar varios de estos "pisapapeles" en varias oficinas públicas, principalmente en las que atender al usuario en forma correcta y con celeridad no es la prioridad.

I want to believe

pelado1961 dijo...

Ah, Peter, puedo ir haciendo una listita si es necesario.
Sobre todo, de gente que "hace como que trabaja" y deja todo en manos de los compañeros.
(¿Pero habrá tantas bombas sueltas por ahí, o nos quedaremos cortos???)